26/07/2017 | El ICOMEM incrementa un 30% el importe de las ayudas para los proyectos de cooperación al desarrollo en salud

 

El Colegio de Médicos de Madrid abre, un año más, la convocatoria de Ayudas a la Cooperación Sanitaria “Juan Bartolomé” con el objetivo de apoyar los proyectos de entidades, ONGs o particulares que tengan esta misión. Lo más destacado de dicha convocatoria es que se ha incrementado el importe total destinado en un 30%, siendo la dotación económica global de 2017 de 80.000 euros.

El presidente del ICOMEM, el Dr. D. Miguel Ángel Sánchez Chillón, subraya la sensibilidad y el compromiso firme de la Junta Directiva con estas iniciativas ya que “nos comprometimos a dedicar el 0,7% del presupuesto al ámbito de la cooperación internacional, que tanta falta hace, y lo hemos hecho en un año”. En esta línea, el Dr. D. Ricardo Angora, vocal de Empleo y Cooperación Internacional de esta institución, recuerda que “la profesión de médico tiene un componente de vocación, ayuda y solidaridad que el Colegio de Médicos debe potenciar”. 

Las entidades u organizaciones no gubernamentales sin ánimo de lucro que se presenten deben contar entre sus miembros activos con médicos colegiados en el ICOMEM y haber realizado, al menos, dos proyectos en la misma línea en los últimos dos años. Asimismo, también podrán optar a estas ayudas de forma individual los médicos colegiados que hayan participado, al menos, en cinco proyectos del mismo tipo. 

La solicitud así como los requisitos de la documentación técnica que debe presentarse antes de las 14:30 horas del día 3 de octubre en el Registro General del ICOMEM se encuentran en la página web de esta institución. 

Proyectos desarrollados 
con las ayudas de 2016

El Colegio de Médicos de Madrid concedió las Ayudas a la Cooperación Sanitaria “Juan Bartolomé” 2016 a ocho proyectos, de los quince presentados en esa edición, por un importe económico global de 62.777 euros para desarrollar distintas iniciativas, en diversos lugares del mundo. 

En concreto el proyecto de la Fundación Esperanza y Alegría tenía como objetivo ayudar a que se mantengan los cuatro barcos hospitales que recorren las zonas más remotas de la región de Sundarbans, localizadas en el delta del Ganges, entre el extremo sur del estado de West-Bengal y Bangladesh y que prestan asistencia sanitaria a esta población.

Solidaridad Médica recibió también el apoyo del ICOMEM. En este caso para la propuesta planteada de dotar de infraestructura sanitaria a las comunidades indígenas del Departamento del Beni (Bolivia), caracterizadas por el aislamiento y la extrema pobreza. 

Asimismo fue respaldado por el Colegio de Médicos de Madrid el programa, impulsado por la Asociación Coni, que perseguía el fortalecimiento de las capacidades y empoderamiento en salud de las comunidades indígenas mayas del área rural de Alta Verapaz, en Guatemala. Se trata de una experiencia piloto en la Comunidad Nueva Las Pacayas, diseñada para formar a profesionales locales del ámbito de la salud y la educación para promover hábitos de prevención con las familias. 

Prevenir enfermedades infecciosas como la sarna, la lepra, la pediculosis o la helmintiasis en las cinco casas-escuela de Kobardanga, un pequeño pueblo de Calcula (India)  en la que viven 250 niños, es otro de los proyectos que ha podido ser una realidad con las ayudas del ICOMEM.  Este trabajo, presentado por Amigos de Calcuta, recogía la implantación de medidas preventivas y de tratamiento de estas enfermedades. 

Otra de las ayudas a la cooperación en salud se destinó al proyecto de la Fundación el Compromiso que planteaba mejorar la formación de los profesionales sanitarios locales en Pediatría de la Unidad del Hospital Saint Joseph de Bébédjia (Chad) con el objetivo de mejorar la calidad asistencial que se presta en la zona y así bajar las elevadas tasas de mortalidad y morbilidad infantiles. 


La realización de campañas de tratamiento de patologías de la pared abdominal y la enseñanza del uso de malla mosquitera en países emergentes eran dos de los objetivos del proyecto presentado por la Fundación Cirujanos en Acción también seleccionado por el Colegio de Médicos de Madrid en 2016. No en vano, la hernia inguinal es un problema de salud pública en África y algunas regiones de Sudamérica al no ser tratado debido a la escasez de hospitales y cirujanos por lo que se producen numerosas discapacidades permanentes y fallecimientos. 

El proyecto Ndundu, presentado por la Asociación Médica GEDEOM,  tenía, por su parte, el objetivo de desarrollar un plan de manejo global de la patología tumoral cutánea en las personas albinas negras de Kasayi Oriental (El Congo). Para ello, planteaba la concienciación a la población con el fin de acabar con el estigma y tabúes del cáncer de piel así como la formación a los sanitarios locales para la identificación de lesiones premalignas y malignas incipientes así como en su tratamiento. 

La disminución de la morbi-mortalidad por tuberculosis en grupos excluídos de la provincia litoral de Guinea Ecuatorial fue el trabajo presentado por el Dr. D. Santiago Izco para impulsar la colaboración entre enfermeros ecuatoguineanos y médicos españoles, iniciado en mayo de 2014. De hecho, cabe destacar que la tasa de incidencia de esta enfermedad era de 162 por 100.000 habitantes ese año. 

En el siguiente enlace puedes ver y descargar la plantilla para presentar el presupuesto del proyecto para estas ayudas: PLANTILLA